¿Qué son las apps de campañas?

Las apps ya no son sólo para música, compras o compartir vehículo; se han convertido en herramientas políticas y electorales para obtener más apoyo y votos.

Las apps de campañas políticas suelen caer en una o más de las siguientes 3 categorías:

aplicaciones móviles diseñadas para apoyar cierta candidatura política o causa;

apps optimizadas para la captación de votos ('canvassing'): combinación de (1)información recolectada a través del contacto directo con votantes (como visitas presenciales) y (2) datos obtenidos en la campaña a través de fuentes comerciales y registros públicos;

juegos o apps de gamificación (que usan técnicas, elementos y dinámicas propias de los juegos) creadas para movilizar a un grupo de personas seguidoras y atraer nuevas votantes.

¿Cómo funciona?

↘ Las aplicaciones móviles dan un espacio exclusivo a personas que comparten afinidades políticas para interactuar y compartir ideas de una manera más diversa, fuera de las plataformas de redes sociales más grandes y conocidas. Algunas apps alientan esta participación creando una experiencia de gamificación, por ejemplo, dando puntos y medallas por completar ciertas tareas como ver anuncios de campaña, compartir en Twitter mensajes políticos escritas de antemano, compartir tus contactos con la campaña o llamar a representantes para discutir ciertos temas.

5_19-us-state-voter-list

Captura de pantalla de un artículo publicado en medium.com donde aparece un comentario posteado en la app de campaña presidencial 'Ted Cruz 2016'. La referencia a 'hooked' (enganche/adicción) demuestra cómo las apps de campaña política introducen elementos de las apps de juegos tradicionales. Esta publicación describe la medalla de 'Líder' que obtiene la usuaria al acumular puntos en la app.
Fuente: ‘Trump and Brexit used a new digital organizing tool to help achieve their surprise victories’, accessed 3 December 2018.

Las apps optimizadas para captación de votos aparentemente permiten a personas voluntarias de las campañas políticas realizar visitas a domicilios particulares de una manera más eficaz. Brindan información detallada sobre las viviendas de cierta área, incluyendo quién vive ahí, a qué partido están afiliadas, cuándo han votado en el pasado y qué temas les interesan. Estas apps pueden también ofrecer guiones y cuestionarios personalizados basándose en los perfiles de las personas votantes. En estas visitas puerta-a-puerta, las personas que solicitan votos recolectan información a través de aplicativos que almacenan datos automáticamente en una base de datos central de la campaña. En segundo plano, estas apps recolectan y cruzan datos como registros de votantes, estado financiero, historial penal y otros datos de registro público. La app de captación de votos de NGP VAN, por ejemplo, al detectar que en determinada vivienda vive una persona veterana militar, presenta las perspectivas de la candidatura política sobre temas relacionados con esta persona. Estas apps también pueden integrar elementos de gamificación como la puntuación de las personas voluntarias más productivas o exitosas.

5_19-us-state-voter-list

Captura de pantalla del video promocional posteado en Youtube sobre un producto de NGP VAN, empresa que brinda servicios tecnológicos a candidatos del Partido Demócrata en Estados Unidos. Aquí, las personas que solicitan votos utilizan una app optimizada de captación de votos' (‘canvassing’) que permite subir al instante información a una base de datos de la campaña. Esta imagen muestra el campo de comentarios que la app ofrece para documentar una visita a domicilio. El comentario dice: ‘Tienen un perrito amigable’.
Fuente: ‘Mini VAN & Mini Van Manager’, accessed 20 February 2019

Juegos o apps de gamificación: aunque no parecen usar datos personales y son los menos comunes entre estas tres categorías, cabe destacar los juegos políticos en línea como CorbynRun (creado para apoyar al Partido Laborista en el Reino Unido) y Super Klaver (para apoyar al partido centro-izquierdista De Groenen en Holanda) por su novedad. Estos juegos, que suelen usar una estética de antiguos videojuegos (gráfica 8-bit y audio lo-fi de baja calidad), son fáciles de comprender y pueden ayudar a crear comunidades con metas políticas. Al iniciar el juego CorbynRun, por ejemplo, dice: 'estamos en una carrera a contra-reloj para vencer a un sistema fraudulento y manipulado... ¡Juntándonos ganaremos! En Fiscal Kombat, juego diseñado para el candidato presidencial francés Jean-Luc Mélenchon en 2017, Mélenchon lucha contra oponentes políticos y personas ricas para ganar dinero y financiar sus políticas e iniciativas.

En el transcurso del juego, Mélenchon se encuentra con la presidenta del Fondo Monetario Internacional Christine Lagarde; el político francés Jérôme Cahuzac -procesado por evasión de impuestos; y al ex-presidente de Francia Nicolas Sarkozy. Combinando estos elementos creativos con asuntos políticos actuales, este tipo de juegos introduce nuevas formas de interacción con ideas políticas. La línea entre realidad y ficción se vuelve muy difusa.

5_19-us-state-voter-list

Captura de pantalla del juego Fiscal Kombat, creado para apoyar al candidato a las elecciones presidenciales francesas Jean-Luc Mélenchon. Mélenchon consigue dinero de Christine Lagarde, presidenta del Fondo Monetario Internacional para financiar sus políticas e iniciativas.
Fuente: ‘Fiscal Kombat’, accessed 20 February 2019

5_19-us-state-voter-list

Captura de pantalla de un artículo publicado en medium.com donde aparece un comentario posteado en la app de campaña presidencial 'Ted Cruz 2016'. La referencia a 'hooked' (enganche/adicción) demuestra cómo las apps de campaña política introducen elementos de las apps de juegos tradicionales. Esta publicación describe la medalla de 'Líder' que obtiene la usuaria al acumular puntos en la app.
Source: Peters, Thomas. ‘We Are the Stealth Startup that Helped Ted Cruz Win Iowa’ 5 February 2016.

¿Cómo utilizan mis datos?

Las apps de campaña obtienen diferentes tipos de datos que pueden beneficiar tanto a las campañas como a quiénes desarrollan las apps y buscan adaptar la experiencia de usuaria para obtener más información.

Suelen ser gratuitas y, según quienes crean estas apps, el coste de desarrollo y mantenimiento 'se rentabiliza con los datos recolectados'.

Las apps de campaña suelen recolectar cuatro tipos de datos:

↘ Datos explícitamente proporcionados como nombre, dirección de correo electrónico y dirección postal, número telefónico, orientación de género y edad.

↘ Información sobre cuentas en plataformas de redes sociales. Algunas apps premian a las personas usuarias si comparten su libreta de contactos, información que utilizan para cruzar datos con su lista de votantes 'meta'. Si encuentran potenciales votantes en el directorio de contactos, muestran la opción de invitar (con un mensaje personalizado pre-establecido) este contacto a usar la app. Thomas Peters, director ejecutivo del servicio de apps políticas uCampaign, explica como su app para el candidato Ted Cruz en 2016 entró en contacto con potenciales votantes identificadas a partir de ficheros de votantes: 'si identificamos que tienes 10 amistades en Iowa que son potenciales seguidoras de Cruz, la app te pedirá que entres en contacto con ellas ’.

5_19-us-state-voter-list

Una de las maneras en que las apps de campaña política recolectan datos es pidiendo a las personas usuarias que compartan sus contactos. Aquí, en esta captura del blog de uCampaign (la empresa que desarrolló la app America First para apoyar a la campaña presidencial de Donald Trump) vemos cómo el aplicativo pide a las personas usuarias dar acceso a sus contactos con un discurso pro-voto. El aplicativo gamifica este proceso midiendo cuántos mensajes personales ha enviado la usuaria para obtener su 'Meta Personal'.
Fuente: ‘Trump and Brexit used a new digital organizing tool to help achieve their surprise victories’, accessed 3 December 2018.

↘ Las encuestas o pruebas adentro de las apps pueden entregar datos personales a las campañas. Según Peters, 'las personas que usan estas apps completaron más de 20,000 encuestas sobre si mismas, sus amistades y vecinas, generando datos valiosos transversales sobre puntos de vista políticos, afinidades activistas y redes personales; información clave para las campañas basadas en datos de hoy en día". Aunque el producto final de Cambridge Analytica no era una app, los datos para sus perfiles psicométricos procedían de una app de Facebook llamada 'This is Your Digital Life' (Esta es tu Vida Digital), una de los tests de personalidad que ofrecía la plataforma.

↘ Datos de conductas a partir de interacciones con la app. Si una persona usuaria responde a un video en vez de un texto, por ejemplo, esta información puede ser registrada y utilizada para informar a futuras versiones de la app.

Algunos ejemplos

En la India: la app de la campaña oficial del Primer Ministro Narenda Modi, lanzada en junio de 2015 prometía 'brindar [a las personas usuarias] la información más actualizada' y noticias relevantes sobre el gobierno de Modi. En marzo de 2018, se descubrió que la app en Android pedía 22 diferentes tipos de datos y permisos, incluyendo acceso a la cámara, micrófono, libreta de contactos, fotografías y ubicación. (La versión de Amazon de esta app pedía acceso a 17 tipos de de datos y permisos) Supuestamente, NaMo también recolectó los datos personales de más de 1.3 millones de integrantes del Cuerpo Nacional de Cadetes, una extensión del ejército de la India, con el fin de facilitar la interacción personal entre el Primer Ministro y el cuerpo de cadetes.

En la República Dominicana: en 2012, Danilo Madina del Partido de Liberación Dominicana ganó, con poco margen, las elecciones presidenciales. Cuatro años más tarde, periodo en el que invirtió en la base tecnológica del país y de su campaña, Madina fue re-electo con mucho más margen de votos. Su app, Danilo 2016, también fue diseñado y desarrollado por uCampaign y fue descargada casi 14,000 veces en el país (de 10.65 millones de habitantes).

Aproximadamente un 65% de las personas usuarias compartió su libreta de contactos con la campaña y casi todas aceptaron recibir notificaciones.

A través de esta app, las personas usuarias confirmaban su asistencia a eventos, compartían contenidos en plataformas de redes sociales, visualizaban videos, posteaban selfies con el presidente Madina, buscaban direcciones GPS para mesas electorales, compartían sus votos en las elecciones e invitaban amistades a participar en la app.

En total, uCampaign afirma haber promovido 360,000 acciones en apoyo a la reelección del presidente Madina. Y presume de 600,000 descargas de apps (apoyando candidatura y causas políticas), su alcance a nueve idiomas y una presencia en 12 países.

En Francia: en la preparatoria a las elecciones presidenciales en Francia de 2017, la campaña de Nicolas Sarkozy desarrolló una app llamada Knockin que mapeaba la base de datos de contactos de la campaña para visitas de captación de votos. El mapa marcaba la dirección de cada contacto con un punto rojo, junto con el nombre de la persona. En las visitas a domicilio se dirigían a la persona por su nombre. Estos hechos desataron una polémica -se tacharon estas aproximaciones como invasivas-. Una investigación llevada a cabo por la autoridad de protección de datos de Francia dictaminó, a pesar de las protestas, la app legal.

5_19-us-state-voter-list

Captura de Knockin, aplicativo desarrollado y usado por el equipo del candidato presidencial francés Nicolas Sarkozy. El aplicativo celular muestra un mapa con puntos rojos que identifica el domicilio de una persona seguidora del candidato de derecha. El aplicativo causó polémica y, por lo general, fue percibida como invasiva.
Fuente: ‘France: Data Violations in Recent Elections’, 7 December 2018.

¿Cómo sé que está pasando con mis datos?

Saber exactamente qué información compartes con los aplicativos implica leer las tediosas y particulares políticas de privacidad. Como alternativa, puedes identificar todas las apps de connotación política que están en tu dispositivo y realizar una búsqueda rápida en internet.

Incluso las apps de campañas oficiales no son necesariamente seguras. La app celular de Ted Cruz, por ejemplo, filtraba el número IMSI de las personas usuarias, un número único que identifica los celulares y puede potencialmente ser usada para rastrear y vigilar a personas. Hasta las apps seguras pueden—y suelen— reservarse los derechos de compartir los datos que recolectan con terceros. Así que, hasta cuando revisas de arriba a abajo las políticas de privacidad y comprendes qué datos se están compartiendo con la campaña, es difícil saber de verdad cómo están siendo utilizados.

Consideraciones

↘ En general, las campañas afirman que las apps les ayudan a operar de manera más eficaz.

↘ Las apps pueden optimizar la eficiencia de la captación de votos, incrementando potencialmente la participación en elecciones.

↘ Las apps de campaña recolectan muchos datos, la mayoría sin que lo sepan las personas usuarias y sin su consentimiento.

↘ A pesar de que haya personas votantes que quizás no quieran recibir mensajes de determinada campaña, sus nombres, direcciones de correo electrónico, lugares de trabajo, sitios web y otros datos de contacto se comparten de todas maneras sin su conocimiento ni consentimiento.

↘ A través de la creación de perfiles sobre las viviendas particulares de las personas votantes y los guiones personalizados que incluyen qué temas abordar, las apps optimizadas para la captación de votos ('canvassing') pueden personalizar las interacciones con potenciales votantes, pero también generan una sensación de invasión de privacidad.

↘ En la medida que la captación de votos puede alentar el voto, visitar selectivamente a personas según qué tanto se predice que van a apoyar a cierta candidatura o la oposición plantea una problemática. Implícitamente buscan evitar invertir recursos en aquellas personas percibidas como políticamente ‘inactivas o desalineadas/no-afines’.

↘ Aunque las apps de campaña que usan gamificación pueden ayudar a usuarias con alta puntuación acumular capital social, también pueden, por este mecanismo de puntuación, llegar a humillar o presionar públicamente a votantes a participar más políticamente.

↘ Al atraer a personas con opiniones afines y salirse de la diversidad ideológica de plataformas de redes sociales más grandes, las apps pueden llegar a crear burbujas de filtros y perpetuar sesgos de confirmación.

↘ En la medida que estos productos digitales suelen continuar existiendo después de las elecciones, establecen un precedente de una campaña permanentemente en curso.